Espacio Crítico 7 otoño 2009

noviembre 30, 2009

Sólo x ser…

Filed under: Reportaje Final — israeleon @ 4:32 pm

Sólo x ser…

Sólo por ser mujer, por ser chaparrito, por ser moreno, por ser guapa, por ser gordo, por ser fea, por ser amable, por ser diferente…SÓLO POR SER YO.

Imagínate que sólo por ser tú, alguien decida que tienes que morir.

La homofobia en México es sólo uno de los grandísimos problemas que se desprenden de la incapacidad de respetar al otro, sólo por ser otro.

El machismo, la religión y las costumbres conservadoras, permeados en nuestra cultura, son factores que contribuyen en la gestación de la homofobia y de los prejuicios hacia la comunidad Lesbico-Gay-Bisexual-Transexual: LGBT.  Prejuicios que imposibilitan el desarrollo social y el ejercicio de los derechos de esta minoría.

16 de Noviembre, año: 2006. Son las 4 de la mañana , una multitud de personas se amontona en la entrada de Congreso de la Unión. Rodolfo Vitela encabeza el grupo. En el otro extremo de la calle otro grupo de personas se acerca. Por un lado están los activistas involucrados en la iniciativa de ley de Sociedades de Convivencia, del otro un grupo de conservadores en contra de la iniciativa. El frío de la madrugada es intenso, los conservadores después de empujar y agredir a sus contrarios, son separados por el grupo de protección: cisne.  Los conservadores atacan cantando el Ave María y otros cánticos religiosos, Rodolfo Vitela contraataca con el himno nacional.  Horas después el Congreso de la Unión, aprueba la ley.  Rodolfo celebra, ¿y los demás? Deberíamos.

Ya sea por casualidad o por destino tuve la oportunidad de conversar con Rodolfo Vitela, quién me platico todas las peripecias por las que tuvo que pasar para impulsar la iniciativa de ley, también hablamos de la discriminación, de la homofobia, y de las situación tan complicada que vivimos en nuestro país en cuestión de derechos humanos, pero sobre todo en cuestión de aceptar e incluir al que no es igual a nosotros.

Los medios de comunicación también discriminan.

Nuestro país esta plagado de televisiones, y es porque al mexicano le gusta ver su novela y su partido de futbol. La influencia que tienen las televisoras en nuestra población es brutal, y a la vez peligroso.

Podríamos pensar que es desde los medios que podríamos generar alguna cambio de mentalidad en nuestra sociedad, desgraciadamente los intereses de las televisoras no siempre van de la mano del bien común.

Rodolfo Vitela también criticó a la televisoras de nuestro país, ya que dice que el estereotipo que presentan del homosexual en las telenovelas, sigue siendo caricaturizado, y desvalorizado. “Nos presentan como un chiste, y no somos ningún chiste, tienen que respetarnos y darnos nuestro lugar” aseveró.

Mauro Vargas, sociólogo, también recriminó a las televisoras nacionales: “He estado observando, cómo en las telenovelas, últimamente se incluyen mucho, personajes homosexuales, pero siempre desde el bufoncito. Sin embargo somos mucho más que eso…creo que en términos de imagen, se pueden proyectar más posibilidades.”

Coincido ampliamente con los dos, y creo que los medio podrían ser una manera de empezar a cambiar la imagen que se tiene del homosexual, humanizándolo y sobre todo acercándolo a lo cotidianeidad del mexicano.

De los 41 maricones al activismo político.

La homofobia en México tiene sus orígenes en las persecuciones religiosas que llegaron a territorio mexicano en su etapa colonial. En el año 1658 fueron denunciados 123 sodomitas en la ciudad de México y sus alrededores, 19 de ellos fueron presos y 14 quemados en la hoguera.

Depués, cuando se adoptó el Código Napoleónico, la sodomia fue despenalizada en la mayor parte de los nuevos países latinoamericanos, dejando de estar incluida en los respectivos Códigos Penales, pero siguió persistiendo durante todo el siglo XIX el fuerte prejuicio y la discriminación.

Tal es el caso de los 41 maricones en 1901, los cuales fueron presos y sometidos a castigos humillantes.

Durante la 2da Guerra Mundial, los homosexuales fueron uno de los grupos perseguidos por los nazis, los cuales los etiquetaban con un triangulo rosa invertido en los uniformes. Simbolo que fue adoptado después para varios grupos militantes que luchan en contra de la discriminación.

Lucha que comenzó formalmente en la década de los 60’s, impulsado por el movimiento hippie. Uno de los activistas más destacados fue Harvey Milk, quien no sólo fue el primer homosexual declarado en ocupar un puesto político. Si no que comenzó todo un movimiento en pro de la igualdad.

En México contagiados por el activismo norteamericano en 1978, un grupo de homosexuales participó en la marcha conmemorativa del 2 de Octubre, dejando el precedente para que el siguiente año, Nancy Cárdenas y un grupo de activistas, organizaran la primera marcha del orgullo gay en la ciudad de México.

Después de 30 años la lucha por la igualdad de los derechos no ha sido suficiente pues la discriminación y la homofobia siguen dejando victimas a lo largo del país.

Muerte…sólo por ser gay.

La Comisión Ciudadana Contra los Crímenes de Odio por Homofobia (CCCOH) publicó que de 1995 a 2005, se reportaron 387 asesinatos, de los cuales se asevera que ésta cifra se multiplica por tres, ya que la mayoría de los casos no son reportados o no se les da seguimiento. En estos diez años, sólo 17 familias persistieron en el esclarecimiento de los crímenes.

La Comisión reporta que una tendencia de tres ejecuciones por mes.

¿Cómo se construye la homofobia?

En palabras de Ignacio Lozano, psicólogo especializado en homofobia en México. “Está comprobado que la homofobia se presenta en mayor medida en los hombres que en las mujeres. Este dato evidencía que la homofobia está directamente relacionada con la forma sociocultural en que se construyen los hombres y las mujeres.”

Lo que va a correlacionarse con la homofobia, es los significados sociales que existen en torno a cómo debe ser un hombre y cómo debe ser una mujer. Por eso podemos encontrar discriminación dentro de la misma comunidad homosexual.

Lo que se castiga socialmente es la femineidad, entra más femenino sea el hombre o más masculina sea una mujer, existe más discriminación. Cuando en realidad el discriminador, pocas veces se detiene a pensar en sí mismos. Ya que evidentemente desde el momento en que una persona es homosexual, adopta algo del otro género, puesto que de alguna u otra forma se enrola en él.

“No se le tiene miedo al acto sexual en sí, si no al miedo a la transgresión de género.”

“En México, socialmente, se les atribuye a los hombres cierto poder sobre las mujeres, y se entiende que los hombres homosexuales renuncian a este poder, y esto es lo que se castiga. En cuanto a las lesbianas, se presume que renuncian al don femenino de ser madres, y que a través de  su masculinización acceden a un poder que no les pertenece, por eso se les discrimina.”

“Resulta muy irónico que la orientación sexual, no tiene nada que ver con el género. Hay hombres homosexuales femeninos, hombres homosexuales masculinos, mujeres homosexuales femeninas, etc… y lo mismo con los hombres y las mujeres heterosexuales.” Esto nos da una posibilidad de 8 combinaciones distintas, aunque podría haber más si tomamos en cuanta a los que se consideran bisexuales…esto lo único que denota es que hay varias formas de ejercer sexualidad y que el género se construye independientemente de esto. Sin embargo en nuestra sociedad se limita a un estándar y quien quiera que salga de este estándar es discriminado, exiliado.

Está sexualidad reprimida o digamos ligada a la construcción del género, provoca en los individuos un miedo por expresar su afectividad. Por ejemplo en el caso de los hombres muchas veces se reprime la expresión de cualquier afecto a otros hombres, desde el padre, los hermanos, los amigos, etc..  o inclusive se reprime la expresividad de cualquier tipo de sentimiento, por eso muchas veces hay hombres que no se permiten llorar, cuando es un expresión completamente natural e inherente en cualquier ser humano.

La homofobia invisibiliza la afectividad. La posibilidad de fantasear y expresarlo en la sexualidad está ligado directamente a la religiosidad. Entre más religiosa sea la persona, menos se permite expresar su sexualidad.

La construcción del género está ligada a las expectativas que se tienen del individuo. Como de chicos nos enseñan que tenemos que casarnos y tener hijos, la única forma de hacerlo es de la manera heterosexual, independientemente si eso nos resulta placentero o no.

Obviamente esto también está ligado a la religiosidad del mexicano. Al ser una sociedad hegemónicamente católica y fervientemente creyente, la homosexualidad se excluye y se castiga porque se desapega de las normas morales que la Iglesia dictamina.

Rodolfo Vitela, Autoridad en Ley de Sociedad de Convivencia y activista LGBT, opina sobre la discriminación dentro de la misma comunidad: “Por desgracia actualmente la comunidad LGBT, ha sido tomada como un nuevo target, para las empresas.” Se ha convertido en un nicho de mercado al que se le impuso cierto estereotipo, que lo único que refuerza es la desintegración y la interdiscriminación. Dejando a un lado el respeto por lo ajeno, cualquiera que no se parezca al estereotipo establecido, hay que discriminarlo. Esto resulta paradójico, siendo que es una comunidad discriminada la que fomenta la discriminación.

En los países latinoamericanos no se considera homosexual al hombre que es insertor, es decir; el que penetra. Sólo se considera homosexual al que es penetrado. Esto se refleja en que el que es penetrado es como mujer, porque la mujer es la que se penetra. Osea que inmediatamente se relaciona y se feminiza al hombre penetrado. Lo que se remite a la construcción del género. La sexualidad es falocentrica. Si no hay pene, no hay sexualidad. Por eso las lesbianas resultan menos amenazantes.

En Europa los hombres heterosexuales disfrutan ser penetrados por sus novias con juguetes sexuales, y no existe ninguna estigmatización ni discriminación por esto. Se remite ala construcción socio cultural.

¿Qué podemos hacer?

Las políticas publicas que se han implementado se quedan en campañas de tolerancia y realmente no ha habido una transformación en la educación de las nuevas generaciones. Y sobre todo cambiar la perspectiva. Los homosexuales no deben verse como otros, si no como parte de todos. Por eso no sirve de nada que se promueva la tolerancia, cuando es inclusión en la sociedad lo que tiene que implementarse.

Ignacio Lozano, psicólogo, recomienda comenzar desde muy temprana edad, desde el pre-escolar, promoviendo una educación sexual integral, dónde no sólo se hable de orientación sexual, si no de una exploración de múltiples posibilidades. Para que los niños no crezcan reprimiendo su sexualidad y puedan en un futuro expresarla libremente.

Es importante incorporar a todos los actores sociales: padres de familia, maestros, personas de mantenimiento, políticos, alumnos, etc. Ya que si todos estamos en el mismo canal, vamos a poder hacer algo. No basta con decir: “Cada quien, yo no me meto” Hay que meterse, hay que aprender a respetar, no desde la tolerancia o la indiferencia si no desde la inclusión y el respeto al que es diferente a mí. No porque no seamos iguales, significa que no podamos convivir juntos.

Anuncios

2 comentarios »

  1. ¡¡FELICIDADES!!

    Comentario por Iñaki — diciembre 2, 2009 @ 9:05 pm

  2. Muy buen comentario.
    Te felicito.

    Comentario por Yolotzin Andrade — febrero 5, 2010 @ 12:51 am


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: