Espacio Crítico 7 otoño 2009

noviembre 30, 2009

La encantadora de cámaras en Museo Soumaya

Filed under: Reportaje Final — Mariana @ 6:55 pm

Dolores Del Rio

La encantadora de cámaras en Museo Soumaya 

Tom Kelley, Dolores Del Rio [1904-1983], c 1933, Plata sobre gelatina, 33 x 24.2 cm

El Museo Soumaya es una institución cultural sin fines de lucro que tiene como objetivo conservar, preservar y realizar investigaciones sobre los acervos que atesora, éstos se comparten gratuitamente con el público en general.

Conforme a la realización del “Festival Fotoseptiembre” que se presenta cada dos años en México y otros países, el diecisiete de septiembre de 2009,  se inauguró la exposición “Dolores del Rio, La encantadora de cámaras” en el Museo Soumaya. En varias ocasiones el festival tiene un tema determinado, sin embargo, los participantes y/o museos, tienen la oportunidad de elegir el contenido. Por medio de una entrevista realizada a Eva Ayala -curadora y coordinadora de la exposición de la diva mexicana- salió a relucir la idea detrás de la propuesta: “En ocasión de 2009 recordé que en el Centro de Estudios de Historia de México, (carso) existía un fondo muy importante de más de 2,500 fotografías de la actriz mexicana Dolores Del Rio y propuse a Curaduría, Dirección y Vicepresidencia la pertinencia del tema. Así nació la idea de la muestra: el acervo de Dolores enfatizando como eje curatorial su relación con los grandes fotógrafos del glamour mexicanos y extranjeros.”- comentó-. “El Centro de Estudios de Historia de México es una institución que depende al igual que el museo, de la Fundación Carlos Slim y desde hace varios años, el museo ha colaborado divulgando, a través de muestras, el acervo de este importantísimo archivo mexicano.” Lewis Riley –último esposo de Dolores Del Rio- decidió donar el acervo a CEHM. La colección cuenta con fotografías de la actriz tomadas entre 1904 y 1970.

 Dolores nació en Durango en 1904, sus padres provenían de la elevada sociedad porfiriana y de ellos adquirió los apellidos “Asúnsolo López Negrete”, transformándolos más adelante en “Del Rio”, -por su primer esposo- Jaime Martínez del Río, quien le dio pie a recibir su nombre artístico.David Ramón Moreno -erudito del cine mexicano, gran admirador y biógrafo reconocido de Dolores-, comenta que la imagen de la belleza, le conduce desde siempre a ver quién es esa mujer y comienza a descubrir que es una figura extraordinaria que corresponde su belleza física, a un interior y a una trayectoria tan grande como su belleza, “es una mujer poliédrica” -comentó-, “siempre descubro nuevas cosas de ella, de verdad es deslumbrante y siempre sigo descubriendo muchísima información nacional e internacional en que siempre está vigente en un amplísimo espectro de actividades.”  David conoce a la actriz desde pequeño; en un suplemento cultural con referencia al ciclo de cine mudo de las divas que se presentó en “La casa de la Paz” (calle de Cozumel -actualmente pertenece a la UAM-), escribió que Dolores tenía mejores piernas que Marlene Dietrich y mejores pómulos que Greta Garbo, ambas, divas de Hollywood de los años 30. Conforme al escrito, Dolores contacta a David para agradecer sus comentarios y le invita a su casa a tomar té de bugambilia. Así comenzó la amistad, compartieron puestas en la Cineteca., festivales como el Cervantino y Festival de San Francisco –aquí David la nombró- “La reina de México”. A pesar de ser una gran celebridad, Dolores conocía  las técnicas del cine como la iluminación, el ángulo, los logros de la historia, etc. “Siempre fue un placer ver películas con ella porque sabía todo, era estar con un erudito de cine que lo vivió y lo hizo de primera mano.” –comentó-. Ella fue víctima del Macartismo y por haber recibido a intelectuales republicanos, fue introducida en la lista negra, esto le costó la participación en la película “La flecha rota”, le quitaron el guión, incluso el director la denunció como comunista o precomunista para no estar en la lista negra. “Dolores es una mujer más que de política, de consciencia social, ella entra en labor sindicalista y funda la estancia infantil para los hijos de los actores porque piensa que los hijos son para desarrollarse, no para guardarse. Tuvo una gran amistad con los grandes intelectuales de México, desde Alfonso Reyes hasta Octavio Paz. Dolores era una aristócrata mexicana, sus papeles se remontan hacia los visigodos” –comenta David-. “Por su inteligencia y su sensibilidad, acepta iniciar una carrera artística como estrella de cine, lo cual era muy mal visto.”

Dolores participa en lo más alto del cine norteamericano, regresa a México y destaca en el cine de oro, al terminar esta etapa, entra en el mundo del teatro, aquí se requiere de una disciplina muy fuerte, realizó una enorme labor social y su vida está cargada de frutos muy ricos dentro del arte. Ella trasciende con su integridad y la hermosura de su rostro –que es el rostro de México-; vive en el altar de la belleza y sigue siendo parte de nuestro universo.

David afirma que la exposición en Museo Soumaya es apasionante y demuestra la punta del iceberg, del continente que es la diva. “Como fotografía, es una selección muy acertada, sin embargo, siempre hay que investigar más sobre Dolores. Con las fotos que hay en CARSO, se pueden hacer muchos temas como Dolores y el cine, Dolores y la moda, Dolores y las actividades sociales, Dolores y las actividades culturales, Dolores y las celebridades, es un prisma impresionante. Sirve a mayores especialistas para profundizar en la imagen. Dolores es un arco extendido dentro del arte de la fotografía” –aclaró- “y ya no hablemos de Dolores y la pintura, es una mujer que la pintada por Frida, Orozco, Diego Rivera, Ramos Martínez y lo interesante de la exposición es que la actualiza, muchas personas la redescubren en un ángulo que no le conocían.” Las imágenes exhibidas en Museo Soumaya, fueron realizadas por fotógrafos profesionales y prominentes de la época, como George Hurrell, Luis Márquez, Tufik Yazbek, Tom Kelley, Irving Chidnoff y Tazio Secchiaroli, entre otros, ellos cuentan maravillosamente la vida artística y la trayectoria de esta mujer. A la par,  se muestran fotogramas con escenas de películas y objetos personales de la bella actriz, talentosa en todos los sentidos y que supo posar para las cámaras y llevar su carrera exitosamente. La muestra está compuesta por cuatro temas. El primero propone fotografías de los logros durante la infancia y adolescencia de la actriz, cuando aún llevaba el nombre de Dolores Asúnsolo López Negrete. El segundo abarca la estadía de la talentosa figura mexicana en California hacia 1925 cuando llegó a Hollywood, gracias a la invitación del cineasta Edwin Carewe (1883-1940) y el acompañamiento de su esposo Jaime Martínez del Río, aquí trabajó con retratistas de celebridades como Tom Kelley (1914-1984), quien fotografió el conocido desnudo de Marilyn Monroe. En esta época comienza su popularidad con papeles como Charmaine en “El precio de la Gloria”  (1926, película muda) y Luana en “Ave del Paraíso” con la danza erótica que marcó el inicio de la sensualidad de su tiempo en 1932. La tercera temática es sobre el acercamiento de la actriz al Cine de Oro en México (movimiento de cultura nacionalista inspirada por la estética mexicana), desarrollado por Emilio “Indio” Fernández, Gabriel Figueroa y Mauricio Magdaleno. Como cuarto tema, la exposición también cuenta con el “Ciclo de Cine”, en el cual se presentan algunas de las películas más importantes de la actriz en el Auditorio Museo Soumaya (antigua ubicación de la Planta de Luz).

La presentación del material durará hasta enero de 2010, aunque se está pensando extenderla –comentó David Ramón, comentarista de las películas en las que actúo la encantadora de cámaras.Araceli Villarreal Vallín –encargada del área de difusión del Museo Soumaya-, anuncia que la exposición cuenta con una gran extensión dentro del mundo de los medios, “La exposición ha sido difundida en medios tanto escritos como televisivos y electrónicos, revistas, encarte, cajeros de inbursa, radio, entrevistas televisivas etc. Se han preparado actividades alternas como un Ciclo de Cine gratuito que muestra las diferentes etapas del cine en las que participó Dolores. Es importante conocer la exposición porque Del Rio fue la primera actriz  mexicana que triunfó en Hollywood y fue fotografiada por los más reconocidos aristas tanto independientes como los exclusivos de los estudios para los que trabajó. Son fotografías que muestran su desarrollo, pero también muestran  la  época en la que Dolores une a Estados Unidos y a México por medio del cine y del arte –explicó-.

 

 Dolores Del Rio es un libro magnífico lleno de emociones artísticas y culturales. Ha de ser estupendo conocer una parte de esta, su plenitud, cargada de brillos y divinidades. En la exposición no sólo se contempla la belleza, también revive la pureza de la fotografía con la que se aprecia un mundo surtido de contextos determinados, repletos de sutil intensidad y trascendencia.

 

 

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: