Espacio Crítico 7 otoño 2009

noviembre 30, 2009

ENTREVISTA CON KAPUSCINSKI (imaginaria)

Filed under: Entrevista imaginaria Kapuscinski — jigarcia @ 5:42 am

El pasado 27 de noviembre de 1999, en el VI Congreso “Redactor Social” titulado “De raza y de clase. El periodismo entre deseo de elitismo, implicación e indiferencia” tuve la oportunidad, de tener la oportunidad (valga la redundancia) de entrevistarme con el periodista Ryszard Kapuscinski (1932 – 2007) y de hacerle preguntas que siempre quise decir. En Italia casi todos los edificios son hermosos, éste no era la excepción, el cuarto donde esperaba al periodista tenía unos frescos pintados en el techo y muebles con la impresión de que si los miraba se ensuciarían o perderían pureza. Entró Kapuscinski vestido con un traje de color café y un cuello de tortuga negro, su porte era evidente y me daba la impresión de estar sentado frente a alguien que tenía todas las respuestas que siempre me había preguntado. Me saludó de mano y en perfecto inglés me pidió que nos sentáramos para estar más cómodos. Inicié mi cuestionario:

 

Yo – ¿Qué piensa del periodismo en la actualidad?

Kapuscinski – Antes que nada, quisiera expresar mi alegría por estar aquí. No es la primera vez que participo en una reunión de periodistas en Italia, y tengo muy buenos recuerdos de estos encuentros. En segundo lugar, quisiera decir que estoy muy contento de ver a tantos jóvenes. Nuestra profesión necesita nuevas fuerzas, nuevos puntos de vista, nuevas imaginaciones, porque en los últimos tiempos ha cambiado de forma espectacular. Habéis nacido para llevar a buen puerto un trabajo que acababa apenas de empezar. El periodismo esta atravesando una revolución electrónica.

Yo – ¿Cuál es su opinión de las nuevas tecnologías en el periodismo, ya que usted sacó el tema?

Kapuscinski – Las nuevas tecnologías facilitan enormemente nuestro trabajo, pero no ocupan su lugar. Todos los problemas de nuestra profesión, nuestras cualidades, nuestro carácter artesanal, permanecen inalterables. Cualquier descubrimiento o avance técnico pueden, ciertamente , ayudarnos, pero no pueden ocupar el espacio de nuestro trabajo, de nuestra dedicación al mismo, de nuestro estudio, de nuestra exploración y búsqueda.

Yo – ¿Con qué cualidades se debe de cumplir para ser un buen periodista?

Kapuscinski – Creo que para ejercer el periodismo, ante todo, hay que ser un buen hombre, o una buena mujer. Las malas personas no pueden ser buenos periodistas. Si se es una buena persona se puede intentar comprender a los demás, sus intenciones, su fé, sus intereses, sus dificultades, sus tragedias. Y convertirse, inmediatamente, desde el primer momento, en parte de su destino. Es una cualidad que en psicología se denomina “empatía”. Mediante la empatía, se puede comprender el carácter del interlocutor y compartir de forma natural y sincera el destino y los problemas de los demás.

Yo – ¿Qué pasa si no se cumplen éstas cualidades?

Kapuscinski – Sin estas cualidades, podréis ser buenos directores, pero no buenos periodistas. Y esto es así por una razón muy simple: porque la gente con la que tenéis que trabajar descubrirá inmediatamente vuestras intenciones y vuestra actitud hacia ella. Si percibe que sois arrogantes, que no estáis interesados realmente en sus problemas, si descubren que habéis ido hasta allí sólo para hacer unas fotografías o recoger un poco de material, las personas reaccionan inmediatamente de forma negativa. No os hablarán, no os ayudarán, no os contestarán, no serán amigables. Y evidentemente, no os proporcionarán el material que buscáis.

Yo – ¿Cuáles son los problemas de comunicación que encuentra al ejercer su profesión?

Kapuscinski – El problema de la comunicación, es tremendo, especialmente para los periodistas, porque el uso de un lenguaje preciso es una cuestión muy delicada en nuestra escritura. Hay un primer problema psicológico, que consiste en tener que hablar con la personas a las que nunca antes habíamos visto e intentar obtener lo máximo posible en encuentros que suelen se brevísimos. El segundo problema es el lingüístico: a menudo no logramos ni siquiera comunicarnos con el otro, porque no conocemos su lengua ni tenemos traductores a nuestra disposición. Y así, tal vez, basamos la historia basándonos sólo en una percepción visual.

Tras una breve mirada a su reloj, me dio a entender que el tiempo de la entrevista se había terminado, pero con un apretón de manos me dio a entender que la plática no quedaría ahí, que nos volveríamos a encontrar para terminar de charlar. Satisfecho y anonadado, le brindé mis respetos y salí del cuarto, con una visión diferente de lo que había estado estudiando durante varios años.

Fuente: Los cínicos no sirven para este oficio, Ryszard Kapuscinski

José Ignacio García

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: