Espacio Crítico 7 otoño 2009

octubre 7, 2009

Entrevista ficticia a Kapuscinski

Filed under: Entrevista imaginaria Kapuscinski, Uncategorized — Alberto Delgado de Ita @ 5:35 pm

kapuscinskti

Frente a las situaciones bélicas que acontecen, mostramos la entrevista del historiador, periodista, escritor y ensayista polaco  Ryszard Kapuscinski, ¿cómo frenar esta posición bélica que ha estado presente en el ayer y sigue en los dias presente en nuestro hoy?

Ryzard, es un honor el que nos hayas concedido parte de tiempo para poder charlar contigo. Vivimos y hemos vivido una épocas de terror, de odio, de injusticias, y tu te has dedicado plenamente a este tipo de estudios y reflexiones, me parece que la concentración principal de tus trabajos e investigaciones cobran una importancia empática con los conflictos de estos temas. ¿Podrías explicarnos un poco el por qué el gran interés sobre estas situaciones desventuradas del hombre?

 

Nací en una parte de Polonia que ahora forma parte de Bielorrusia, muy al este de Varsovia, fuera de nuestras fronteras actuales. Era la parte más pobre de Polonia y posiblemente de Europa. De hecho, sigue siendo muy pobre. Una tierra desgraciada, de pocos recursos y de una gran escasez. Cuando empecé a viajar por nuestro planeta como corresponsal extranjero encontré un lazo emocional con las situaciones de pobreza en los llamados países del Tercer Mundo. Era como regresar a los escenarios de mi niñez. De ahí nace mi interés por estos países. Por eso me interesan los temas que tocan la pobreza y lo que produce: conflictos, guerras, odios.

 ¿Cómo ha cambiado la transformación de los conflictos armados o guerras en nuestra época actual?

 El objeto de las guerras ha sido siempre la conquista territorial y la derrota del enemigo estatal. En ese sentido, la guerra tradicional es un fenómeno muy bien definido. Ahora tenemos un nuevo tipo de guerra. Ya no tenemos guerras de Estados como tales. El objeto ya no es la conquista territorial. En el mundo moderno el territorio dejó de ser símbolo de prestigio. Un país puede tener un territorio enorme, pero eso no significa que sea poderoso. Al revés. Muchos países con grandes territorios son muy débiles como Estados. Por ejemplo, Sudán. El territorio no tiene importancia. Lo que cuenta es el poder económico y militar. Se cambiaron los actores y los objetivos de la guerra. Ahora tenemos muchos actores distintos: mafias, milicias tribales, terroristas, narcotraficantes, mercenarios. Se trata de grupos armados que se independizaron del Estado. El Estado como tal ha perdido el monopolio del instrumento de la violencia, rompiendo con una de las definiciones tradicionales de la naturaleza de todo Estado: el de monopolista de los instrumentos de violencia. Los actores de la violencia se han “democratizado” y actúan de forma independiente, y son estos grupos los que empezaron a crear nuevas situaciones de conflicto militar.

 ¿Es decir que ahora el estado ha desaparecido como principal financiador de guerras, entonces quien financia las guerras entonces?

 La guerra tradicionalmente fue siempre financiada por el Estado, con recursos del Estado. Ahora estos grupos que utilizan la violencia a su libre arbitrio se autofinancian, ya sea mediante el robo, o la inversión en paraísos fiscales, o el lavado de dinero, o la invasión y uso de las minas de diamantes o el dinero del narco, y se vuelven independientes económicamente. Ya no necesitan al Estado, al contrario, el Estado se convierte en su enemigo principal. En su competencia.

 ¿Cree usted que entonces estos grupos autofinanciados logren adquirir por su propia cuenta armas nucleares dejando a un lado el estado?

 Todo es posible. Lo más preocupante es que no sabemos en qué momento uno u otro grupo va a ser dueño de una valija nuclear, que no deja de ser un pequeño dispositivo que se puede esconder en un contenedor. The Economist publicó hace poco unos datos increíbles: en el mundo se mueven quince millones de contenedores, que representan el 90% del comercio mundial, y sólo el 2% puede ser controlado por las aduanas. No hay fuerza aduanera que pueda controlarlo todo.

 ¿Cómo frenar la guerra al terrorismo?

  La guerra contra el terrorismo sólo se puede ganar introduciendo el estalinismo y entonces sí, en un mes, se gana esta guerra. Pero ello significa el fin de la sociedad libre y de la hegemonía de los Estados Unidos. La alternativa es un mundo en riesgo, pero abierto, o un mundo detenido, cerrado, pero seguro. Toda vía intermedia implica saber de antemano que no hay manera de ganar la lucha contra el terrorismo de manera total

 Agradecemos tu tiempo y tus reflexiones, gracias Ryszard.

Bibliografía:

http://www.letraslibres.com/index.php?art=7597

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: