Espacio Crítico 7 otoño 2009

agosto 30, 2009

Crimen político en Guerrero: ¿Alguien dice la verdad?


Homenaje a Armando Chavarría

Por Esmeralda Vázquez Tapia

El jueves 20 de agosto de 2009 en diversos noticieros se difundió la noticia del asesinato de un político perteneciente al Partido de la Revolución Democrática (PRD) en Guerrero. Su nombre, Armando Chavarría Barrera; era presidente de la Comisión de Gobierno del Congreso local, coordinador de la bancada perredista en el congreso guerrerense y ─después nos enteraríamos─ un fuerte aspirante a la gubernatura.

El manejo informativo del asesinato muestra lo difícil que resulta para algunos medios ofrecer una cobertura de calidad, especialmente cuando se trata de un caso, como éste, que involucra posiciones ideológicas y algún posible ajuste de cuentas.

En el recuento de las actividades previas al asesinato, algunos señalan que Chavarría tuvo un importante acercamiento con el gobernador para pedir el apoyo a su candidatura; otros niegan esa “reconciliación” e insisten en que eran enemigos hasta el final. Los adversarios del gobernador de Guerrero buscan responsabilizarlo del crimen; partidarios y adversarios de Chavarría recuerdan los antiguos nexos de él y de su esposa con la guerrilla.  El ciudadano común, como tú, como yo que ahora compatimos esta reflexión, quedamos atrapados entre los obuses informativos. ¿Quién dice la verdad? ¿Cómo informarnos de las repercusiones tanto locales, como nacionales de un crimen como el del 20 de agosto? ¿Cómo se conecta todo esto con las pugnas al interior del PRD ─que tienen también importante expresión en el caso “Juanito”─ y cómo hay que entender todo esto en el contexto de la confrontación del PRD con otros partidos?

El caso ha ocupado y seguirá ocupando espacios importantes en diversos medios informativos tanto de carácter local como de cobertura nacional. Por eso, y para tratar de responder algunas de las preguntas que menciono en el párrafo anterior,  me di a la tarea de investigar y comparar lo que los medios han reportado sobre este asunto.

¿Quién era Armando Chavarría?

Según una semblanza difundida el lunes 31 de agosto por W Radio, desde universitario Armando Chavarría era un opositor al sistema, ligado a través de su esposa, Martha Obeso, a la guerrilla en Guerrero. Su hijo, Oswaldo Chavarría, lo define como un luchador social por los más desprotegidos. También era miembro del PRD. Sin embargo, Chavarría era muy cercano a políticos priistas como el ex gobernador, Ángel Aguirre Rivero. Compitió con Zeferino Torreblanca por la nominación para la gubernatura del estado, la cual perdió; a pesar de ello, obtuvo el puesto para la Secretaría de Gobernación. Se sabe que tenía diferencias con Torreblanca por lo que la nominación a diputado y presidente del Congreso le permitió dejar un puesto incómodo; aunque ─dice la reportera de W Radio─, no se acabaron los roces con el actual gobernador.

 Primeras inconsistencias en los reportes del crimen

Pero, ¿cómo han tratado otros medios el caso en el transcurso de estos días? Comparé información publicada por diarios de cobertura nacional como Milenio, El Universal, El Financiero y Excélsior; contrasté sus reportes con los di diarios locales como La Jornada Guerrero y el Sur de Acapulco. Por supuesto, encontré varias inconsistencias en las diferentes publicaciones.

 El jueves 20 de agosto, el día del asesinato; Milenio difunde la noticia diciendo que el funcionario recibió sólo dos balazos; además, que su cadáver se encontraba a unos metros de su automóvil; dice que el crimen ocurrió a las 7.30 a.m. Excélsior dice que fue a las 7.15 a.m., no plantea que ocurrió afuera de su domicilio sino que el auto lo abandonaron y colocaron el cuerpo del licenciado Chavarría en el asiento del copiloto.

En esas primeras versiones ninguno de los diarios contextualiza la información. En cambio, La Jornada de Guerrero, da muchos más detalles. Informa que el asesinato tuvo lugar a las 6.50 a.m.; que el diputado recibió 14 impactos de bala, que los miembros de seguridad pública arribaron media hora después de lo sucedido mientras que los reporteros y curiosos ya se encontraban en el lugar violando la escena del crimen. Dos horas después arriban los forenses; La Jornada menciona que a pesar de que habían cercado la escena, los peritos no contaban con una planeación y no se dedicaron a mirar alrededor. Otro dato, tanto el Universal como Milenio dieron por desaparecido al chofer, en la Jornada Guerrero se menciona que chofer apareció en el domicilio 2hrs después.

 Diversas opiniones:

Pero si a nivel informativo hubo contradicciones y versiones diversas, es muy interesante la multiplicidad de interpretaciones que encontramos en las columnas. El lunes 24 de agosto, en el Universal, Ricardo Alemán, periodista desde hace 10 años, entregado enteramente al análisis político, destaca la forma en que el crimen afectará al PRD en Guerrero. No declara directamente que se trate de un crimen político, pero sí deja entrever esa oportunidad. En mi opinión, existen huecos en su columna pues da por hecho que el lector sabe el contexto de la política en Guerrero, sin tomar en cuenta que el Universal es un periódico nacional, no local.

 Ese mismo día, en El Financiero, Raymundo Riva Palacio, titula su columna “El cáncer de Guerrero”. Destaca la carrera de “guerrillero” del diputado, menciona también a algunos de sus subordinados como supuestos “ex guerrilleros”. Eso le sirve para plantear la hipótesis de que esa fue la causa de su deceso.

 Un día antes, en La Jornada de Guerrero, Arturo Miranda publica ¿Quién mató a Chavarría? Expone el contexto en el que se encontraba el funcionario antes de su muerte y llega a la conclusión de que para encontrar al responsable hay que apuntar directamente al gobernador Zeferino Torreblanca. En la columna se menciona a Chavarría como un candidato aventajado a la gubernatura de Guerrero; sin embargo, Torreblanca con un pensamiento de avanzada en cuestión empresarial, no permitiría que llegara al poder Chavarría con un pensamiento netamente izquierdista. Por lo tanto Miranda plantea que esto fue planeado por un grupo de ultraderecha junto con el gobernador.

 El informe sobre el número de balas.

En últimas noticias, se han expuesto los hallazgos de huellas dactilares; Milenio menciona 5 huellas dactilares y 2 de palmas, el Sur de Acapulco menciona la existencia de 5. Por otro lado, en el momento de escribir este análisis, aproximadamente 8 días después de lo sucedido, se difunde tanto en Milenio, como en Excélsior el número exacto de impactos de bala los cuales dicen, fueron 10; sin embargo, les había mencionado antes sobre la Jornada de Guerrero desde un principio publicó la información de 14 impactos de bala.

Milenio, publica la noticia en donde dirigentes del PRD piden la renuncia del procurador de justicia en Guerrero; además de los avances en la investigación que da a conocer Torreblanca sólo se mencionan las huellas encontradas y el número de impactos. Por su parte el Sur de Acapulco pública la entrevista completa realizada al gobernador, dónde él mismo dice, los avances no son satisfactorios, la petición de renuncia por parte del PRD se extiende tanto a él como al procurador, se le hace una acusación por parte del hijo del diputado fallecido Oswaldo Chavarría quién es el actual Regidor del Ayuntamiento en Chilpancingo dice que el gobernador decidió retirarle la escolta de seguridad a su padre y lo responsabiliza de su muerte.

 Un gobernador incómodo ante los medios

 El sábado 29 de agosto, Milenio informó sobre el nombramiento de 3 voceros que serán los únicos en dar información sobre el caso Chavarría. Ese mismo día, al reportar el hecho la Jornada de Guerrero mezcla la información con su opinión sobre el caso. Explica que el gobernador Torreblanca elude su responsabilidad, ya no quiere que los medios le estén preguntando sobre el caso y su supuesta culpabilidad o complicidad; por lo tanto ─dice el diario─ Torreblanca indicó que sólo se limitará a hablar en general del asesinato del mandatario. La Jornada también le preguntó sobre las demandas del PRD para cambiar su gabinete; el mandatario, no respondió.

 El domingo 30 de agosto se realizó una marcha encabezada por la viuda de Chavarría Martha Obeso. Carlos Puig de W radio informó sobre esta marcha diciendo que participaron organizaciones sociales, así como familiares de Chavarría e incluso el obispo de Chilpancingo. En un principio la marcha sería silenciosa, pero terminó siendo un juicio contra Zeferino Torreblanca. Por su parte la Jornada de Guerrero confirma, que ninguna ONG se presentó a la marcha del domingo debido a que no consideran genuina una marcha a la que asisten políticos, religiosos y hasta empresarios.

 Un rompecabezas para el lector

Como hemos podido observar con esta muestra, el caso Chavarría es todo un rompecabezas. Cada medio tiene una pieza que embona y otras que no. Sin embargo, no podemos dejar de lado el tinte político del asunto. La opinión mayoritaria es que el caso ha puesto en “jaque” al gobernador, ya sea por lo que se consideran fallas en la información sobre el rumbo de las investigaciones o porque se destacan sus diferencias con el político asesinado. Un detalle que destacan diversos medios es que Armando Chavarría se destaparía como candidato a la gubernatura de Guerrero el día de su cumpleaños el 27 de agosto del presente año, como contexto previo a su asesinato ya se hablaba de una supuesta alianza con el PRI a su llegada al poder.

A partir de toda ésta descripción, lo que nos queda como lector es aprender a discernir la información; entender lo que es una mera opinión en cuestión de las columnas,  que generalmente son realizadas por gente que tiene más oportunidad y tiempo para investigar y obtener mejor información que el reportero. Pero también tenemos que tener claro que una columna refleja el punto de vista del periodista y su hipótesis del hecho. Los medios nos ofrecen pedacitos de lo que sucede porque es imposible presentar un acontecimiento en su totalidad. Así, el lector siempre se enfrentará a una realidad fragmentada. Considerando esta situación los lectores tenemos que evaluar también de dónde viene el periódico, qué postura tiene, por supuesto que vimos a la Jornada más entregada en el caso; esto por su condición pro-izquierda. No pretendo decir que los medios son netamente subjetivos, pero tampoco hay que caer en el otro extremo de considerar que alguno puede  presentar la verdad absoluta. Lo importante es que, como lectores, no nos “atemos” a uno en especial. Esa  es la clave para estar mejor informados, aunque tengamos que reconocer que nunca llegaremos a la verdad total, porque ésta no existe.

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: